Profesionales del Hospital Garrahan reclamaron mayor presupuesto

“Estamos claramente posicionados en que lo que está en juego hoy aquí en este recinto es nada más ni nada menos que la protección que por derecho tienen todos los niños el país”, alentaba Gabriela Bauer, jefa de Clínicas del Hospital Garrahan, a sus colegas en la manifestación frente a la Legislatura porteña. Bajo la consigna #NiUnPesoMenos exigían que no se sancione el Presupuesto 2016 que estimaba un recorte de 348 millones de pesos para esa institución. El PRO con SUMA + logró convertirlo en ley, pero un fallo judicial lo obliga a revertir esa medida.



       Según el oficialismo, la razón de otorgar un presupuesto menor es que el Garrahan debe recibir el mismo monto que los demás hospitales. Para Bettina Ureta, kinesióloga de la institución pediátrica, no debería ser así ya que tiene “otras prestaciones, desde el volumen de pacientes, hasta la complejidad” que permite acceder a “tratamientos altamente caros”.

       En ese sentido,  Rosa Bologna, jefa de Infectología, dijo que el Garrahan hace el “50% de cirugías cardiovasculares que se hacen en el país, más del 60% de trasplantes hepáticos, a más del 40% de chicos con cáncer del país”. Además, afirmó que tiene 130 camas de terapia intensiva, que esa disponibilidad “no existe en la ciudad de Buenos Aires, así que si se llegan a cerrar camas de la terapia intensiva otros hospitales ni sanatorios lo pueden absorber”.

Bettina Ureta y Rosa Bologna, profesionales del Garrahan
       La preocupación de los profesionales del hospital es que cada peso que le asigna el presupuesto tiene un destino concreto y el monto “es ajustado”. “No sobra nada”, confirmaron.  Creen que la disminución de las partidas "condicionaría que haya menos posibilidad de mejoramiento de los aparatos de los respiradores, de actividades programadas, tenemos que abrir el Hospital de Día Oncológico y no hay recursos para que se ponga en funcionamiento. El impacto es
 muy importante”, definió Bologna.




La Legislatura el día de la sanción del Presupuesto
       "Atendemos pacientes de todo el país, pero cuando hablamos de lo que son atención compleja atendemos un porcentaje muy alto de pacientes de la ciudad", aclaró Bologna ante el "mito" de que la mayor parte de los que concurren al Garrahan no son porteños.

       Otro punto que defienden los trabajadores es la cantidad de dinero designada para sueldos debido al “horario extendido”. "Ellos dicen que nos aumentamos el sueldo como queremos, pero tenemos una extensión horaria que no existe en la ciudad  explicó Ureta  atendemos de 8 de la mañana a 8 de la noche de forma continuada y tenemos cargos que son de planta y guardia".

       Si bien en esta elección el proyecto del PRO fue acompañado sólo por SUMA +, el primer recorte del Garrahan fue votado positivamente por el Frente para la Victoria, el Partido Socialista, la Coalición Cívica, Frente Progresista y Popular, Frente Renovador, Partido Solidario, Confianza Pública Democrática y Confianza Pública. En esa oportunidad se habilitó el giro de sólo 44 millones de los 158 millones de pesos que debía pagar el gobierno porteño.

       Luego de la sanción del presupuesto, el juez Francisco Ferrer, en calidad de subrogante del juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 20, ordenó en un fallo judicial que la ciudad le otorgue el monto exigido por el hospital e incorpore esos 340 millones quitados.
 

Demo Reel 2017

+

Demo de locución